Asesoría integral para particulares, empresas y autónomos. Despacho jurídico Sánchez Cabeza en Zaragoza.

Responsabilidad patrimonial universal del deudor

La satisfacción del interés del acreedor está tutelada por la afección de todos los bienes del deudor al cumplimiento de las obligaciones que éste hubiera contraído. Se trata de la llamada responsabilidad patrimonial universal, en cuya virtud, del cumplimiento de las obligaciones responde el deudor con todos sus bienes presentes y futuros.

Esta regla se ha visto afectada en nuestro Derecho por la admisión de la posibilidad de constituir sociedades de responsabilidad limitada de socio único: mediante este mecanismo una persona puede obtener una limitación de su responsabilidad, ya que de las obligaciones asumidas por la sociedad de la que es socio único (y, por tanto, asumidas en realidad por él) responden únicamente los bienes de la sociedad, y no los bienes personales del socio único.

Según se extrae de lo dispuesto en el Código Civil español, la responsabilidad por el cumplimiento de las obligaciones tiene carácter patrimonial, afectando exclusivamente a bienes del deudor, es decir, está excluyendo toda responsabilidad personal.

También conforme a este código, la responsabilidad patrimonial tiene carácter universal o ilimitado: esto quiere decir que afecta a todos los bienes presentes y futuros del deudor. Por ello, el acreedor puede dirigir la ejecución no sólo contra los bienes que se encontraban en el patrimonio del deudor cuando éste contrajo la obligación, sino también contra los bienes que hubiesen entrado a formar parte de dicho patrimonio con posterioridad.

Como excepción al alcance ilimitado de la responsabilidad, la satisfacción del acreedor no puede realizarse sobre bienes que hubieran sido excluidos en virtud de una disposición legal. Por ejemplo, los bienes inembargables: el salario que no exceda de la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional.

La responsabilidad patrimonial puede aparecer en muchos ámbitos de la vida diaria. Si le suenan campanas, pero no sabe por dónde, llame enseguida a nuestros abogados especialistas en civil. Desde nuestra asesoría en Zaragoza, podemos ayudarle a resolver sus cuestiones legales.